La mejor historia de emprendimiento con suscripciones

La mejor historia de emprendimiento con suscripciones

Conoce la historia de  emprendimiento  que vendía suscripciones de rastrillos de rasurar

La historia de Dollar Shave Club inicia en 2011, cuando Mark Levine y Michael Dubin tuvieron la idea de fundar un negocio que tenía como principal objetivo resolver el problema de quedarte un día sin rastrillos para rasurar.

Si bien la categoría de rastrillos era dominada por la marca Gillette, la realidad es que en ese momento sus ventas dependían del canal tradicional, es decir punto de venta físico, fue en ese momento cuando los fundadores de Dollar Shave Club tuvieron la visión de innovar en un nuevo canal que permitiera automatizar el proceso de compra de rastrillos de rasurar, un producto de consumo recurrente y muy necesario.

El emprendimiento lanzó al mercado una membresía de un dólar mensual con la cual recibirás rastrillos de rasurar en tu domicilio, la promesa de valor era muy concreta, nunca más tendrías que acordarte de comprar rastrillos o sufrir por no tener. Con la membresía de manera automática tendrías siempre rastrillos en tu hogar.

https://blog.pai.lat/content/images/2022/01/Dollar-Shave-Club.jpg

La respuesta fue inmediata y a tan solo un año de haber sido fundados, Dollar Shave Club ya tenía 4 millones de suscriptores.

Existen varios motivos que hicieron que DSC sea considerado un emprendimiento exitoso, entre los cuales destacan:

Resolver un problema

Dollar Shave Club sabía que podía convencer a los consumidores que volver a ir a una tienda física a comprar rastrillos o incluso hacer un pedido en una tienda virtual sería un problema muy fácil de evitar.

Es por ello que concentraron su propuesta de valor en garantizar que al tener una membresía de DSC nunca más tendrías que perder tiempo en comprar un producto muy recurrente como lo son los rastrillos de rasurar.

Comunicación

Tener un buen producto no garantiza el éxito de ningún emprendimiento. DCS lo tuvo claro y por ello crearon increíbles y divertidas campañas de comunicación que se convirtieron en aspectos claves para el crecimiento de la marca.

Este es uno de los videos que se hizo viral y en el que uno de sus fundadores contaba de manera divertida más sobre la membresía:

Ser parte de un club

Hoy en día los consumidores no solo compran productos, buscan comprar experiencias, por ello las marcas deben ofrecer algo más y DSC ofrecía la experiencia de ser parte de un club, un club al cual solo los miembros tendrían acceso y que daría un sentido de pertenencia además de enviar cada mes detalles de la marca como cartas o stickers.

Venta recurrente a través de suscripción

Sin duda, el haber contado con la tecnología para permitir que los consumidores pudieran suscribirse a la membresía y que de manera automática cada mes se realizará el pago automático a su tarjeta bancaria fue parte del éxito. Hoy vivimos en un mundo en el cual los consumidores buscan facilitarse la vida.

De manera innovadora Dollar Shave Club se convirtió en una empresa exitosa con importante crecimiento que captó la atención de grandes compañías e inversionistas, y en el 2016 fueron adquiridos por Unilever.

El éxito de este emprendimiento se debió a la visión de sus fundadores y haberse atrevido a competir en una categoría dominada pero con una propuesta de valor innovadora incursionando en un nuevo canal de venta de productos a través de una suscripción a una membresía.

https://blog.pai.lat/content/images/2022/01/04.png

Samuel Rivera
Escrito por:

Samuel Rivera