Conoce las diferencias entre un cliente y un suscriptor

Conoce las diferencias entre un cliente y un suscriptor

La mayoría de los negocios están dirigidos a usuarios ocasionales y desconocidos, llamados clientes. Un negocio trabaja para sus clientes y sus ventas se basan en la relación vendedor–cliente, en cambio, los negocios basados en el modelo “vendedor–suscriptor” están dirigidos a usuarios recurrentes, conocidos, y de confianza, llamados suscriptores, sus ventas son constantes, y tienen una cartera de consumidores asegurada.

La diferencia entre un cliente y un suscriptor parece no ser tan significante, pero cada uno aporta un valor distinto a tu negocio, por lo que a continuación te presentamos las principales diferencias entre un cliente y un suscriptor.

El cliente:

  • Compra de manera irregular, por gusto o necesidad.
  • Difícilmente se construye una relación vendedor–cliente de valor y lealtad.
  • Se cuenta con poca o nula información de sus hábitos y gustos.
  • Es muy fácil perderlo.

El suscriptor:

  • Sus compras son programadas y recurrentes, con cargos automáticos a su tarjeta bancaria.
  • Se construye una relación vendedor–suscriptor de valor, confianza y a largo tiempo.
  • Se construye una base de datos sobre sus hábitos, se invita a que el suscriptor evalué, opine, y se comunique.
  • Mientras exista valor en la suscripción entregada será muy difícil perderlo.

El mundo está en constante evolución, y la economía no se queda atrás, hemos visto al esquema vendedor–cliente como la base de todo negocio durante años, y este realmente ha sido eficiente; podemos observar grandes cadenas de tiendas departamentales que con el paso de los años se han ganado una excelente posición en el mercado y ya tienen una cantidad de clientes recurrentes, o tiendas más pequeñas que por su ubicación y debido a la necesidad de consumo de los clientes se han desarrollado bien. Pero tanto los negocios grandes como los pequeños trabajando bajo el esquema de clientes tienen algo en común, y es que ninguno puede asegurar que conoce a sus clientes y que siempre volverán a sus negocios, pues diversos factores externos pueden afectar sus decisiones de compra.

En los últimos años, ha tomado fuerza un nuevo modelo de negocio, basado en el esquema vendedor–suscriptor, el cual, otorga tanto al negocio como al suscriptor valor y confianza, y principalmente tiene la característica de poder atraer consumidores recurrentes, de los que se conoce su hábitos, necesidades y gustos gracias a su constancia y comunicación. Por lo tanto, la principal diferencia entre cliente y suscriptor es que un suscriptor aporta a cualquier negocio un valor mayor, y considerando los hechos anteriores, un negocio con suscriptores en lugar de clientes, tendrá un mayor éxito a largo plazo.


Samuel Rivera
Escrito por:

Samuel Rivera